sábado, 13 de agosto de 2011

¿Cómo deberemos llamar a los que dejan a Dios por los bienes del mundo?


… “¡Cuántos rústicos hay –dice San Agustín– que no saben leer, pero saben amar a Dios y se salvan, y cuántos doctos del mundo se condenan!…”. ¡Oh, cuán sabios fueron un San Pascual, un San Félix, capuchinos; un San Juan de Dios, aunque ignorantes de las ciencias humanas! ¡Cuán sabios todos aquellos que, apartándose del mundo, se encerraron en los claustros o vivieron en desiertos, como un San Benito, un San Francisco de Asís, un San Luis de Tolosa, que renunció al trono! ¡Cuán sabios tantos mártires y vírgenes que renunciaron honores, placeres y riquezas por morir por Cristo!…

Aun los mismos mundanos conocen esta verdad, y alaban y llaman dichoso al que se entrega a Dios y entiende en el negocio de la salvación del alma. En suma: a los que abandonan los bienes del mundo para darse a Dios se les llama hombresdesengañados; pues ¿Cómo deberemos llamar a los que dejan a Dios por los bienes del mundo?Hombres engañados


Fuente: Extracto de la gran obra de San Alfonso María de Ligorio: Preparación para la muerte.
– LOCURA DEL PECADOR


Publicar un comentario