viernes, 25 de septiembre de 2015

NOVENA A SAN FRANCISCO DE ASÍS, CONFESOR -Día 1ro.





Confesor – Fundador de las Órdenes Menores


Fiesta, el 4 de octubre.

San Francisco en meditación



n. 1181 en Asís, Italia
† 3 de Octubre de 1226 en la Porciúncula, Italia

Patrono de Asís, Italia; personas en trance de muerte; animales; familias; comerciantes; paz. Protector contra el fuego. Se lo invoca para no morir en soledad.



Per signum Crucis (†) de inimicis nostris(†) libera nos (†) Deus noster.
In Nomine (†) Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amén.

ACTO DE CONTRICIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dulcísimo Jesus, Redentor mío, a quien debiendo tantos beneficios he correspondido con muchos pecados; de estos me pesa de lo íntimo de mi corazón, por ser Tú tan bueno, mi Dios y mi Señor. Con tu gracia propongo no volver a ofenderte, apartándome de todas las ocasiones de pecar, y espero el perdón de todos ellos por tu Preciosísima Sangre.




ORACIÓN ANTE EL CRUCIFIJO DE SAN DAMIÁN, COMPUESTA POR EL SANTO

Para todos los días




¡Oh alto y glorioso Dios!, ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.

Aquí se pide la gracia que se desea alcanzar en esta novena, si es para gloria de Dios y bien de las almas.


DÍA PRIMERO

Admirable Padre San Francisco, ángel de paz y heraldo del Rey de reyes, que con vuestras virtudes sois una de las mayores glorias de la Iglesia, obtenedme por vuestras llagas y por vuestras grandezas, las virtudes propias de mi estado y la gracia que os pido, si es la voluntad de Dios.

Pater noster, Ave María y Gloria Patri.



ORACIÓN FINAL
BENDICIÓN DE SAN FRANCISCO

El Señor te bendiga y te guarde (+) El Señor te muestre su rostro y tenga misericordia de ti (+) Vuelva el Señor su rostro hacia ti y te conceda la paz (+) El Señor bendiga (+) este su siervo.

(Con esta bendición acostumbraba el Santo Padre bendecir a todos, y con ella bendijo a Fray León, su compañero, molestado por las tentaciones, librándole de ellas. Se exhorta a todos a llevar consigo esta bendición, porque se sabe por experiencia que es maravillosísima contra los demonios, tentaciones, asechanzas de enemigos, tempestades, incendios, muertes repentinas, y contra otros males y peligros. El original de esta bendición, escrita de propia mano de N.S.P.S Francisco se conserva en la iglesia de La Porciúncula, Asís).




Tomado de:
https://radiocristiandad.wordpress.com/


Publicar un comentario en la entrada